Saltar al contenido

Acaba de nacer la Sociedad Ibérica de Ecología SIBECOL la cual agrupa científicos/as y profesionales portugueses y españoles de todas las áreas de la ecología: teórica, terrestre, marina y de aguas continentales. Su principal fin es fomentar la ecología y dar a conocer los trabajos científicos que se están realizando en sus distintos ámbitos.

Para celebrar la creación de la Sociedad y conocer los nuevos avances científicos en ecología, el pasado 4-7 de febrero se celebró el Primer Congreso SIBECOL, junto con la XIV Reunión de la Asociación Española de Ecología Terrestre (AEET). El lugar de celebración fue la Facultad de Biología de la Universidad de Barcelona (España).

Este congreso se celebró en un tiempo y lugar emblemático debido a que en 2019 se conmemora el centenario del Profesor Ramon Margalef. Margalef se erigió como uno de los ecólogos más relevantes del siglo XX y se convirtió en el primer profesor de Ecología de España en la Universidad de Barcelona, ​​donde tuvimos la oportunidad de reunirnos todos los ecólogos ibéricos.

Desde el Proyecto INTARSU no quisimos perdernos este importante evento para la ecología y tuvimos la oportunidad de presentar nuestro último estudio con un póster titulado “Phytostabilisation of trace elements with different tree species revealed a species-specific effect on soil functioning”. Este trabajo ha sido posible gracias a la colaboración de investigadores del IRNAS-CSIC, la Universidad de Sevilla y la Universidad de Reading (Reino Unido). Fue presentado en la Sesión Temática 14 “Organisms and ecosystem responses to global change in soils and sediments”, organizada por el Grupo Interacciones Planta-Suelo de la AEET.

En este trabajo presentamos los efectos que diferentes especies de árboles (acebuche, álamo blanco y pino piñonero) generan en las propiedades abióticas y bióticas del suelo. La zona de estudio, conocida como el Corredor Verde del Guadiamar (Sevilla), sufrió en 1998 una grave contaminación debido al vertido minero de Aználcollar. Tras un proceso de remediación del área afectada, diferentes especies de árboles y arbustos fueron plantadas y 15 años después estos árboles han generado cambios en el suelo. En relación a los nutrientes del suelo hemos encontrado que la cobertura con árboles ha aumentado la fertilidad de los suelos en comparación con suelos cubiertos por plantas herbáceas. Entre las especies estudiadas, la plantación de álamo blanco ha ayudado a neutralizar el pH del suelo, sin embargo, el pino piñonero ha acidificado el suelo, lo cual es un efecto no deseado ya que está aumentando la disponibilidad de elementos traza. La actividad microbiana del suelo ha presentado diferencias entre las especies de árboles y hemos encontrado que las actividades enzimáticas que controlan los ciclos de C, N y P son altamente dependientes del pH del suelo. En resumen, hemos observado que existe un efecto de las especies plantadas en los suelos con consecuencias directas en la funcionalidad del suelo.

Gil-Martínez, Marta; Domínguez, María Teresa; Navarro-Fernández, Carmen María; Tibbett, Mark; Marañón, Teodoro (2019). Phytostabilisation of trace elements with different tree species revealed a species-specific effect on soil functioning. En: Abstract book. 1st Meeting of the Iberian Ecological Society & XIV AEET Meeting. Ecology: an integrative science in the Anthropocene. February 4-7, 2019, Barcelona (Spain), page 269. AEET, Madrid, DOI: 10.7818/SIBECOLandAEETmeeting.2019.

El pasado mes de septiembre se celebró la 12ª Conferencia Internacional de Cierre de Minas en Leipzig (Alemania). Este congreso, organizado por la Technical University Bergakademie Freiberg, es uno de los referentes a nivel mundial entre los profesionales que desarrollan su actividad en el sector de cierre de minas. Los principales temas que se trataron y que preocupan en el sector son: establecer planes integrados de vida en la minería, diseñar usos del suelo sostenibles desde el punto de vista social y ambiental, aumentar el valor del escenario post-minería, y establecer ecosistemas estables y autorregenerativos, entre otros.

Debido a la urgente  necesidad de mejorar la recuperación de zonas mineras ya abandonadas y en proceso de cierre, investigadores del IRNAS-CSIC, la Universidad de Sevilla, la Universidad de Reading y la Haute École Condorcet han colaborado para presentar un artículo y una comunicación oral en esta conferencia.

Gil-Martínez M, Domínguez MT, Navarro-Fernández CM, Crompot H, Tibbett M , Marañón T (2018). Long-term effects of trace elements contamination on soil microbial biomass and enzyme activities, in C Drebenstedt, F von Bismarck, A Fourie & M Tibbett (eds), Proceedings of the 12th International Conference on Mine Closure, Technical University Bergakademie Freiberg, Germany, pp. 633-644.

Se han presentado los resultados de la aplicación de una estrategia de fitoestabilización en zonas mineras contaminadas por metales pesados. En la zona de estudio del Corrredor Verde del Guadiamar, donde la fitoestabilización lleva sucediendo durante 19 años, se ha descubierto cómo la forestación mejora la fertilidad y biomasa microbiana del suelo, lo que indica una mejor calidad de este. Además se ha visto cómo diferentes especies arbóreas tienen un efecto diferente en el suelo y sus comunidades microbianas. El álamo blanco es una especie que ayuda a neutralizar el suelo y recuperar niveles adecuados de nutrientes en el suelo. En cambio, el pino piñonero acidifica el suelo, aumentando la disponibilidad de metales pesados y reduciendo las comunidades microbianas. Por lo tanto, en la forestación es recomendable adecuar las especies a las condiciones específicas de la zona minera a recuperar.

Durante esta conferencia, Marta Gil-Martínez investigadora predoctoral del IRNAS-CSIC, pudo visitar el Proyecto de Remediación de Relaves de las Minas de Uranio de Wismut, el cual comenzó en 1991 y en la actualidad siguen los trabajos de limpieza, de perfilado y de establecimiento de cubiertas. La última cubierta consiste en diferentes tipos de vegetación para establecer zonas de bosque y zonas abiertas de herbáceas, para maximizar la biodiversidad.