Saltar al contenido

Respuesta a micorrizas y enmiendas

El estudio de los efectos combinados de las enmiendas del suelo y la inoculación con hongos micorrícicos sobre la respuesta de diferentes especies de plantas durante el proceso de fitoestabilización de suelos contaminados con elementos traza es complejo. Esta tarea se complica aún más cuando los experimentos se realizan en condiciones de campo, aunque los resultados son más realistas.

Investigadores del IRNAS-CSIC y del EEZ-CSIC han evaluado los efectos combinados de dos dosis de enmienda (una dosis baja y otra alta) y la inoculación con hongos micorrícicos sobre la respuesta de plantones de acebuche y pino piñonero, en una parcela con suelo contaminado. Las enmiendas utilizadas fueron una mezcla de espuma de azucarera y compost biosólidos. Los tratamientos de inoculación se realizaron con un inóculo comercial de hongos micorrícicos arbusculares para acebuche y hongos ectomicorrícicos para el pino piñonero. La parcela experimental está localizada en el Corredor Verde del Guadiamar (Sevilla).

Los resultados mostraron que la inoculación de micorrizas no tuvo apenas efecto sobre el crecimiento, la supervivencia y la acumulación de elementos traza en las plantas. Sólo se observó un aumento significativo en la acumulación de P en hojas de pino en condiciones control, pero no con las enmiendas. En general, el efecto positivo de las micorrizas sobre la nutrición del P es más patente en condiciones de estrés y se puede anular en condiciones más favorables.

Las enmiendas fueron muy efectivas reduciendo la disponibilidad de elementos traza en el suelo y su acumulación en los árboles jóvenes, especialmente en las raíces. Sin embargo, los efectos sobre la biomasa fueron dependientes de la especie y opuestos. La dosis baja (30 T ha-1) de enmienda aumentó la biomasa del acebuche en un 33%, pero redujo en un 28% la del pino. Por otro lado, la dosis alta (60 T ha-1) produjo algunos efectos negativos sobre el crecimiento y la nutrición de las plantas, probablemente relacionados con el aumento de la salinidad del suelo.

Tanto el pino piñonero como el acebuche, han demostrado ser plantas adecuadas para la fitoestabilización de suelos contaminados bajo clima mediterráneo, por su tolerancia a la sequía y la baja transferencia de elementos traza de la raíz a la parte aérea, reduciendo así la toxicidad para la cadena trófica.

Como conclusión de este estudio, destacamos que para mejorar el estudio de la fitorremediación asistida por microorganismos, se necesita una mejor comprensión de la diversidad y la ecología de los microorganismos asociados a las plantas. Sería deseable el uso de hongos micorrícicos autóctonos, adaptados localmente y tolerantes a la contaminación, para promover la fitoestabilización de elementos traza.

El estudio se ha publicado en la revista Science of the Total Environment:

Madejón, P., Navarro-Fernández, C.M., Madejón, E., López-García, A., Marañón, T. (2021). Plant response to mycorrhizal inoculation and amendments on a contaminated soil, Science of the Total Environment, vol. 789, art. 147943.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *